¿Cómo entrenarlos para ir al baño?

Tips básicos para entrenar a tu cachorro para que pueda ir al baño

1.    Paciencia: no es algo que vaya a lograrse en 5 minutos o en un día, toma alrededor de una a dos semanas enseñarles. Debe estar consciente que está tratando con cachorros que recién llega a un lugar y no conoce donde sí y donde no. De usted depende su educación y que él sepa qué está permitido.  Este proceso es una inversión de tiempo que va a beneficiar a ambas partes, porque él se va a evitar regaños y usted se va a evitar dolores de cabeza.

2.    Designar un lugar: Debe elegir un lugar de la casa donde el cachorro pueda orinar y defecar. Puede humedecer papel con la orina del cachorro o agarrar un trozo de heces y colocarlos en el lugar elegido para que este pueda impregnarse con el olor y el cachorro empiece a relacionar el lugar donde debe defecar y orinar.

3.    Predecir el momento: ideal que en el momento de llevar el cachorro a casa, luego de ofrecerle agua, lo coloque y juegue con él en el lugar elegido para sus “necesidades” y esperar a que las haga. Muchas veces, mientras están jugando, tienen la necesidad de orinar y defecar, puede predecir esto cuando lo ve que empieza a rodear una pequeña área y a olerla. Otro momento en el que orinan es cuando recién despiertan, debe estar pendiente cuando el cachorro empiece a estirarse luego de la siesta para colocarlo en el lugar elegido. En el momento en que lo haga debe felicitarlo y acariciarlo para que empiece a relacionar el lugar y la acción, y llevarlo a otro lugar para recompensarlo.
Otra clave es establecer un horario de comida porque de esta forma el cachorro también tendrá un horario para defecar.

4.    Productos que eliminan olores: Es inevitable que a veces sucedan accidentes en lugares no designados para la orina y defecación de los cachorros. En Arca de Noé encuentra los productos específicos que eliminan olores, manchas y que son de mucha ayuda porque eliminan el rastro de heces y orina para que los cachorros ya no puedan identificarlos y cometan más accidentes.

5.    No castigos: Está totalmente prohibido regañarlo luego de que ha defecado u orinado porque el cachorro no va a entender que hizo mal. Muchas personas cometen el gran error de frotar la carita del cachorro en las heces u orina para “enseñarle” lo que hizo mal… ¡GRAN ERROR! El cachorro puede interpretar esto como “debo comerme las heces y tomarme la orina”.  Cuando usted sorprenda a su cachorro orinando o defecando en un lugar donde no debe, tranquilamente, y sin gritar, levántelo y llévelo al lugar elegido para que pueda terminar, luego felicítelo.

 

La mejor tienda para el cuidado de tus mascotas