Recibe el mismo día si compras antes de las 5 pm | Interior en 24 a 48 horas

Mi jardín es un potencial peligro para mi perro

RSS
Mi jardín es un potencial peligro para mi perro

 

 

MI JARDÍN ES UN POTENCIAL PELIGRO
PARA MI PERRO

 

Seguramente a la hora de elegir las plantas que tenemos en el jardín lo hicimos por características tales como belleza, aroma, tipo de suelo y horarios de sol. Pero nunca tuvimos en cuenta si estas eran compatibles con la vida al aire libre de nuestra mascota.

 

 

Las intoxicaciones en perros y gatos ocurren con bastante frecuencia. Generalmente son los cachorros los más afectados debido a su curiosidad por explorar el ambiente que los rodea y llevarse todo a la boca. Pero tener en cuenta que un adulto, por curiosidad, por estrés o por aburrimiento también puede masticar esa planta que está ahí hace años. A su vez, los felinos se intoxican con menor frecuencia debido a que son más selectivos con lo que ingieren, pero de todos modos sucede.

Una conducta muy habitual para nuestras mascotas es el consumo de pasto. Esto lo hacen instintivamente por diversos motivos que van desde aburrimiento, hasta la purga digestiva como mecanismo de autoinducción del vómito. Lo cierto es que el pasto como tal le genera un efecto irritante de las paredes digestivas que aumenta la secreción de líquidos y provoca vómitos con frecuencia. Si esto sucede muy a menudo puede generar una gastritis que termine enfermando a nuestra mascota. Debemos actuar de la manera en que sea posible evitar que consuman pasto.

Hay muchas plantas populares y muy bonitas que son tóxicas para nuestra mascota, algunas particularmente, al ser ingeridas, se metabolizan y transforman en compuestos con alta toxicidad para diferentes órganos. Algunas plantas pueden provocar irritación intensa de la boca, la lengua y los labios. En algunos casos severos ampollas que le impiden tragar o vocalizar. En este caso el mejor consejo es tenerlas en un sitio inaccesible para nuestras mascotas. Si llega a pasar que toman contacto con la planta, enjuagar bien la boca con abundante agua fría y concurrir al veterinario.

El Lirio es de altísima toxicidad en el gato. Todas las partes de la planta son tóxicas, incluso un poco de polen que toma contacto con el pelaje y el gato luego se acicala y lo ingiere. Su consumo produce daño renal agudo en menos de 24 hs y el cuadro progresa rápidamente. El mejor consejo que te puedo dar es NO tener esta planta si tenemos gatos y de ocurrir un accidente inmediatamente concurrir al veterinario. En este caso no debemos perder tiempo.

La Azalea, hermosa planta popular presente en muchísimos jardines es tóxica tanto para perros como para gatos. Su ingesta provoca efectos alucinógenos que pueden ir desde alteración de la coordinación, debilidad, hipotensión, dificultad para respirar.


El Laurel de jardín contiene Oleandrina un compuesto que genera trastornos cardiacos severos por afectar el funcionamiento del corazón. Es muy muy tóxica incluso para niños.

Es muy importante que tomemos recaudos y no dejemos esta planta al alcance de nuestra mascota.

Es nuestra responsabilidad cuidarlos y mantener fuera de riesgo a nuestras mascotas alejando o evitando tener en casa objetos que puedan atentar contra su salud.

 

Fuente: Veterinaria Agustina Bermudez.

 

Artículo anterior Próximo artículo

  • Arca de Noé